Con estos calores que aprietan cada vez más, apetece comer helados. Y, sin duda, uno de los países que más ricos los hace es Italia. Son cremosos, imaginativos en cuanto a sabores y, muchas veces, espléndidos en presentación.

Hoy viajamos a lo largo y ancho del país transalpino para tomar helados, aunque sea virtualmente, en alguna de las heladerías más famosas. ¡Al rico helado italiano!

  • En Bolonia, la ciudad universitaria y gastrónoma por excelencia, puedes disfrutar de unos exquisitos helados en la Sorbetteria Castiglione. Las dos veces que estuvimos allí tuvimos que hacer algo de cola, pero mereció sobradamente la pena ya que sus helados eran exquisitos. Se encuentra situada en el centro histórico de Bolonia, así que no tienes excusa para perderte sus deliciosos helados si vas por allí.
  • En Bari, muy cerca de la calle Vittorio Emmanuele, es decir no en el centro histórico pero sí en la zona comercial céntrica, se encuentra la Gelateria Piccinni (Vía Piccinni, 131). Se trata de uno de esos lugares en los que el producto entra por los ojos. Luego al probarlos, te darás cuenta de por qué los italianos tienen esa merecida fama de grandes heladeros. ¡Una delicia!

 

Helados en Italia

Imagen de Turismo Emilia Romagna con licencia Creative Commons.

En Roma, la gran ciudad italiana, no podía ser menor la calidad de los heladeros: yo me quedo con dos locales que siempre que puedo visito, ya que además están en pleno centro histórico, a dos pasos del Panteón.

  • Giolitti: un clásico que tiene por origen una lechería abierta allá por 1890. Con infinidad de clientes y buen producto, ofrece sabores clásicos y más novedosos, postres y semifríos a todos los que queráis acercaros a esta heladería romana. ¿El problema? Decidirse ante tanta abundancia. Nosotros solemos optar por comprar una “coppetta” y seguir paseando por las calles de la Roma más bella. Está situada en la vía degli Ufficci dei Vicario 40.
  • Della Palma: cada día fabrican sus 150 sabores, lo que la convierte en una de las heladerías con más oferta de la ciudad. Se inauguró en 1978 en la vía della Magdalena 19, muy cerca de la anterior y también a pocos pasos del Panteón y de la Piazza Navona. Todo esto la ha convertido en uno de los lugares de referencia para tomar un helado buenísimo y cremoso entre visita y visita cultural.
27911782126_615c5e36c5_o-compressor

Imagen de jpellgen con licencia Creative Commons

Acabamos nuestro recorrido “heladero” en Toscana, una gelateria de Florencia y otra de San Gimignano harán las delicias de los más golosos visitantes.

  • Perché no!: se trata de un local abierto en 1939 en la vía dei Tavolini 9, a pocos pasos de la Piazza della Repubblica, o sea en pleno centro de la capital de Toscana. Son realizados de manera artesanal y con ingredientes netamente naturales. Además, cada día de la semana está dedicado a unos sabores en particular: imaginad tomar uno de rosa el lunes, o uno de lavanda el viernes. Estupenda idea, ¿verdad?
  • Gelateria di Piazza o lo que es lo mismo, Gelateria Dondoli: en la Piazza della Cisterna 4. En el precioso pueblo toscano de San Gimignano se encuentra esta heladería muchas veces elegida entre las mejores del mundo. Desde allí Sergio Maestro realiza sus propias creaciones únicas que se dividen en helados de frutas, a la crema o al chocolate. Por mucho que le hayan salido competidores en el pueblo, ninguno puede igualarlo.